Nova Vektors, una empresa de base tecnológica enfocada en las energías renovables

  El desarrollo económico y la diversificación industrial conllevan una demanda creciente de energía. Las fuentes convencionales, como el petróleo y el gas, son las más contaminantes del planeta y, al mismo tiempo, cada vez son más escasas. El camino alternativo conduce a las energías renovables, cuya producción es más económica, aprovecha los recursos naturales, y no afecta el medioambiente. Pero modificar o diversificar la matriz energética implantada hace más de 200 años, implicará tiempo, dinero y muchas discusiones.

Mientras tanto, ¿cómo implementar acciones a menor escala, en instituciones, empresas, fábricas, o inclusive en ámbitos domésticos? En la Universidad Nacional de Córdoba se gesta una empresa de base tecnológica ideada por docentes y científicos, que se ocupa de pensar este tipo de soluciones. Se trata de Nova Vektors, que hace tiempo viene formándose en la Incubadora de Empresas, núcleo emprendedor del Parque Científico Tecnológico de esta casa de estudios. La nueva firma está integrada por los químicos Ezequiel Leiva y Oscar Oviedo, y el físico Ramiro Rodríguez, los tres profesores e investigadores universitarios.

La idea y el negocio

La formación científico-académica tradicional no les brindó a estos investigadores herramientas que los impulsaran a vincularse con los sectores productivos y sociales. Oviedo, Rodríguez y Leiva, como muchos otros expertos de las universidades, tenían un bagaje de conocimientos y una idea para poner en práctica, un know-how (saber hacer), pero no encontraban la forma de encaminar el proyecto. "Fue entonces cuando nos llegó una invitación de la Incubadora de Empresas para realizar el Taller de Desarrollo del Comportamiento Emprendedor, que brinda la Fundación Empretec. Para nosotros, ese curso marcó un antes y un después”, recuerda Oviedo.

A la par de un proyecto de empresa, los especialistas visualizaron un mercado, una necesidad social cada vez más visible. “El crecimiento del producto bruto interno (PBI) de la economía argentina fue muy grande. Esto genera una demanda de energía de todos los sectores, pero se presentan dos problemas: una parte importante de la población todavía no tiene acceso a la energía eléctrica y, quienes la tienen, necesitan más”, explica Oviedo, investigador del Conicet y profesor de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (FCEFyN).

“Un aspecto central que tuvimos en cuenta es que nuestro sistema completo de energía –calefacción, agua sanitaria, transporte, etcétera– puede ser mucho más eficiente”, apunta Rodríguez. Según diversas estimaciones, explica, los países en desarrollo van a crecer más que las grandes potencias en las próximas décadas.
“Hay empresas para generar lo que el mercado ya está demandando. Un tercio de la población mundial no tiene acceso a la energía. El mundo demanda energía y que esta sea más limpia”, sintetiza Rodríguez, profesor del Departamento de Física en la FCEFyN.

Simulaciones que se hacen realidad

Hay dos grandes modelos de lo que se llama proceso de Generación, Transporte, Distribución y Consumo (GTDyC) de energía. Emplear el camino adecuado es un factor clave y estratégico para el desarrollo productivo de un país. El formato tradicional es el de vía única, que une a grandes consumidores y generadores.

Pero una alternativa más sustentable, que ya se aplica en distintas partes del mundo, es el modelo de “generación distribuida”, también conocido como “sistemas híbridos”, porque utilizan múltiples vías y los generadores de energía se encuentran cerca de los consumidores. Estos sistemas emplean al menos dos fuentes de energías renovables, interconectadas por una red de transmisión inteligente y con apoyo de fuentes convencionales de energía.

 
Mapa de velocidades de viento actualizado con mediciones de campo

Mapa de velocidades del viento en la provincia de Córdoba

Ejemplo de los servicios que brinda Nova Vektors. En la imagen, los valores
expresan la velocidad del viento en un escala de 10 metros por segundo

 

Justamente, Nova Vektors apunta a trabajar en el asesoramiento de este tipo de sistemas. “Si una fábrica necesita duplicar su producción, ¿de dónde saca la energía?”, pregunta Oviedo, y responde: “Tiene que demandar energía de la red, lo que trae aparejado cortes en el suministro, incremento de los costos y problemas en la generación. Pero si la producción está en el lugar, los costos se minimizan. Dependiendo del volumen, se puede instalar un molino, paneles solares y, si hay desperdicios, también se pueden utilizar en digestores para producir energía”, completa.

Para saber cuál es la manera indicada de implementar un sistema híbrido de acuerdo a las necesidades del cliente, los especialistas de la UNC emplean, a manera de diagnóstico, simulaciones que crean distintos escenarios para satisfacer la demanda. Tienen en cuenta factores como la demanda real, la disponibilidad de recursos y su distribución temporal, la producción de dióxido de carbono (CO2) y aspectos económicos financieros, como el flujo de caja o el valor de la energía. Luego, van modificando las variables hasta encontrar el modelo adecuado que se adapte a los requerimientos y expectativas del cliente.

Según explican, todos los modelos satisfacen la demanda. Alguno puede resultar más caro, pero tendrá menos emisiones de dióxido de carbono y a largo plazo se tornará más barato; o puede darse el caso inverso. Como fuere, siempre se analizan parámetros financieros y técnicos en el diseño de la solución.

Tecnologías

Otro nicho de mercado al que apunta Nova Vektors es la generación de tecnologías vinculadas a energías renovables. Por ejemplo, la producción eléctrica a partir de molinos insertados en sistemas híbridos. “Son diseños – explica Rodríguez– que revalorizan la posibilidad de utilización de energías alternativas donde el recurso eólico no es el mejor. Porque donde el viento es bueno, la gente no quiere vivir. Por eso planteamos la posibilidad de generar energía, a menor escala, en lugares aislados y que no cuentan con abundantes recursos”.

Además, el grupo viene trabajando desde hace años en el laboratorio con vectores energéticos –así se denomina todo lo que transporta energía–, particularmente con hidrógeno y baterías.

“Todo lo que esté vinculado a las energías renovables funciona mucho mejor si la energía generada se puede almacenar”, resaltan los especialistas. “Como dependemos de un recurso variable, como el solar o el eólico, puede darse el caso de producir energía cuando no es necesaria o que, cuando se requiera, no se pueda obtener. Por eso el almacenamiento es determinante”, completan.

El equipo de Nova Vektors ya está trabajando con proyectos de vinculación concreta. Uno es con la empresa local Generadora Córdoba, en el diseño de tecnologías de producción eólica y en el desarrollo de un “ecobarrio”, que se ubicará en la zona de Río Ceballos, para la instalación de un sistema híbrido.

Respecto al futuro de Nova Vektors, Rodríguez sintetiza: “es factible construir una empresa en tres años, pero todo dependerá de cómo evolucione el proyecto. Por lo pronto, estamos orgullosos de formar parte de la Incubadora de Empresas de la UNC. Se hizo la música y la letra recién comienza a escribirse. Pero nos sentimos muy felices porque estamos abriendo caminos”.

 

Por Lucas Gianre 

Fuente: UNCiencia